martes, 19 de septiembre de 2017

LUIS MANUEL AGUANA Soy Venezuela

Soy Venezuela
Por Luis Manuel Aguana

Pareciera que al hacerse pública la iniciativa de una nueva Alianza denominada “Soy Venezuela” (ver noticia en https://www.el-carabobeno.com/soyvenezuela-alianza-construir-una-venezuela-democratica/) justo luego de mi nota anterior (ver Hacia una nueva coalición opositora en Venezuela  http://ticsddhh.blogspot.com/2017/09/hacia-una-nueva-coalicion-opositora-en.html), esta se convirtiera inmediatamente en una suerte de  propaganda anticipada, de esas que hacen los publicistas de productos por venir pero sin mencionar el nombre. Nada más alejado de la realidad. Desconocía de la iniciativa de este grupo de venezolanos, que al parecer se había estado gestando previamente, llegando a la misma conclusión acerca de la necesidad de conformar una nueva alternativa opositora, obvia para mi desde hace mucho tiempo, pero que se hace indispensable en este momento aciago de la vida del país.

Sin embargo creo que hay algunas consideraciones que creo obligado comentar luego del debut de “Soy Venezuela” en la escena política venezolana y que son importantes destacar porque pienso que Venezuela necesita, exige, reclama que una alternativa como esta tenga éxito, aun por encima de cualquier aspiración “in pectore” que pudieran tener algunos de sus organizadores. 

Lo primero que se debe destacar es que cualquier organización que pretenda hacer valer el mandato que dio el pueblo venezolano el 16J, y asumir la representación de los venezolanos como oposición valida, por encima de la oposición oficial conformada en la MUD, debe legitimar su aspiración ante el pueblo venezolano, estableciendo claramente desde el inicio su carácter diferenciador. No se puede jugar en ambos tableros a la vez de manera ambigua diciendo que aun se pertenece a la MUD abriendo otro frente que pretende hacer lo mismo.

La MUD todavía es reconocida como la oposición oficial venezolana. No en vano el gobierno negocia con ellos como representantes nuestros. Y ese es el verdadero problema que enfrentamos  ¿De dónde le viene a la MUD esa franquicia? Del voto popular. Entonces esta nueva organización debe preguntarle al pueblo en consulta popular si desea o no que exista una nueva conducción opositora dirigida por ellos, además de someter a la consideración del pueblo la nueva ruta propuesta. No puede ser un cheque en blanco como ha ocurrido hasta ahora con la MUD.

La MUD no salió por generación espontánea. Nació como expresión opositora a partir del voto recibido en todos los procesos electorales desde que esa agrupación política de carácter electoral existe. Son los representantes de la MUD quienes se reúnen hasta ahora fuera del país como representantes legítimos del voto opositor y es por eso que si sus decisiones nos tiran por un barranco nada podemos hacer para evitarlo. Es por esa razón que hay que darle un vuelco democrático a esa oposición.

La MUD demostró haber desviado el mandato del pueblo venezolano a partir del 16J, tomando decisiones que han afianzado al régimen de Nicolás Maduro, dejando así de representar lo que la mayoría opositora quiere en este momento crucial de la República. En consecuencia debe ser reemplazada por una entidad organizada que apropiadamente conduzca el proceso de sustitución del régimen y que responda a los intereses y al mandato del pueblo venezolano que votó el 6D-2015 y el 16J-2017, y no a los intereses electoralistas que han evidenciado los dirigentes de los partidos políticos agrupados en la MUD.

Hasta ahora los venezolanos han utilizado la herramienta equivocada para enfrentar este grave problema del país. Es como intentar subir un cerro empinado utilizando un carro tipo sedan cuando lo apropiado es usar un rustico. Y así tenemos 15 años fundiendo todos los carros tipo sedán que hemos tenido, tratando de subir el cerro de la sustitución del régimen. Parece que por fin alguien entendió que se requiere otro tipo de carro para subir ese cerro, de la misma manera como la MUD -por cualquier cantidad de razones- no es el vehículo adecuado para salir de esta mafia delincuente en el poder. Y esta nueva Alianza podría ser la solución.

Lo segundo que debemos señalar es que cualquier nueva Alianza opositora para enfrentar el reto de del rescate de la democracia no puede tener los mismos fines, ni debe ni puede estar estructuralmente diseñada como la MUD. No debe tratarse entonces de una nueva agrupación política buscando el poder en competencias electorales. Si se entiende así entonces nace deformada. Ese ha sido el error en el que ha incurrido la oposición oficial, que le lleva a concluir que es con elecciones que el régimen debe salir. Si se es un partido político en una democracia con Estado de Derecho, esa afirmación es válida.

Pero no estamos en democracia, ni existe Estado de Derecho vigente en Venezuela, sino una mafia narco militarizada que ha secuestrado el poder, con la que ni siquiera se pueden utilizar las herramientas que comúnmente se usan para dirimir conflictos en situaciones de guerra, como el dialogo y la negociación. Es por esta razón que se requieren formulas Ad hoc, procedimientos y mecanismos distintos, así como un nuevo tipo de protagonista organizador que deba ahora tomar el control de la situación para aplicarlos, hasta que se regrese a la normalidad político-partidista en el país.

Como consecuencia de esto último, está fuera de lugar cualquier “aspiración” o presentación de ningún participante de esta iniciativa como “presidenciable”, buscando o aparentando buscar alguna posición en el futuro devenir político del país. Eso podrá ciertamente venir pero después de solventar el trágico problema que agobia a todos los venezolanos. Es por eso que es erróneo que el lanzamiento partiera primero de un anuncio hecho por una conocida dirigente político como María Corina Machado, quien aun teniendo todos los méritos, sectoriza el planteamiento causando la impresión de una estrategia más para obtener ventajas políticas (ver https://twitter.com/MariaCorinaYA/status/909205645458657280). Si el planteamiento se “mariacoriniza” pierde su efecto aglutinador de voluntades de diferentes tendencias para el supremo propósito de la Alianza. Y así podría decirse de cualquier otro dirigente político que impulse la iniciativa.

Esa iniciativa debería utilizar las ventajas competitivas que cada integrante posea para ser aplicadas en una estrategia única dirigida a un solo propósito: recuperar la libertad. Este criterio da paso a una metodología distinta a las ya conocidas en el terreno político para conseguir un objetivo común. Debe aglomerar todas las voluntades por muy diferentes que sean, para acordar participar y jugar un rol en un nuevo plan de lucha que deberá construirse con las ideas de todos.

Y por último, mi más importante consideración: una nueva estructura opositora deberá tener claro desde el comienzo que no es suficiente con “sacar” a Nicolás Maduro del poder y terminar con su régimen. La cosa va más allá de eso. Hay que sanar institucionalmente al país para evitar que esto nos vuelva a pasar. Y para eso cualquier cosa que se pretenda hacer posteriormente debe pasar por la legítima convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente Originaria, que haga reingeniería al sistema político, re institucionalice al país y reconcilie a los venezolanos en justicia. No hacer eso equivale a tener a otro Chávez en el poder a la vuelta de la esquina. Si eso era válido antes, lo es más ahora con la constituyente fraudulenta de Maduro y lo seguirá siendo después que salgan estos bandidos del poder.

A estas alturas los venezolanos debemos estar muy claros que no será posible derrotar a la narco tiranía militarizada de Maduro sin antes solucionar el colaboracionismo de la oposición. De hecho, me atrevo afirmar que lo segundo es más difícil que lo primero. Y si hemos entendido que ambas cosas no se han podido lograr al mismo tiempo, debemos acometer la más difícil primero ya que al resolver la primera, la segunda sale por añadidura. Si la nueva Alianza “Soy Venezuela”, a quien le deseamos el mayor de los éxitos, es capaz de solucionar el problema opositor sin caer en los vicios de la MUD, estoy seguro que nos asombraremos al ver que ambos temas se resolverán al mismo tiempo… 

Caracas, 19 de Septiembre de 2017 

Twitter:@laguana

EDDIE A. RAMÍREZ S. Logros de la oposición




 La presión internacional tiene acorralado al régimen. Lo obligó  a implorar   la realización de nuevas sesiones de diálogo para intentar algunos acuerdos que convenzan a los principales países democráticos de no aplicar medidas económicas en contra, ni sanciones a sus personeros. Esta presión fue un logro de las heroicas acciones de calle y de las gestiones de la MUD. 

Los gobiernos democráticos han dejado claro que aquí no hay democracia, que hay presos políticos, que se violan los derechos humanos, que hay escasez de todo tipo,   que no reconocen a la constituyente espuria,   que deben realizarse las elecciones pautadas en la Constitución y que es necesario un diálogo serio.  

 Sin embargo, no han declarado que Maduro debe renunciar. Tampoco que debe haber un acuerdo de transición, ni que se debe adelantar la elección presidencial. Desde luego que lo deseable es la salida de Maduro a muy corto plazo, ya que de lo contrario se profundizará la crisis económica  y el dictador continuará violando los derechos humanos con el apoyo de los generales Padrino López, Gustavo  González López, Néstor Reverol, Juan Francisco Romero Figueroa y Sergio Rivero Marcano, y con la aquiescencia de los comandantes del Ejército, Marina y Aviación, cuyos titulares son Jesús Suárez Chourio, Edglis Herrera Balza e Iván Hidalgo Terán, respectivamente, y de los magistrados del TSJ.            .  

 La MUD ha declarado que su  estrategia es  “presión de calle, negociación política, presión internacional y participación electoral”.  Ante la feroz represión, la protesta de calle necesariamente se tenía que apaciguar, aunque en algún momento volverá a tomar cuerpo. La presión internacional ha sido posible por  la labor realizada por Julio Borges y Freddy Guevara  y  las eficientes reuniones sostenidas en el exterior por Lilian Tintori de López,  Mitzi Capriles de Ledezma, Diego Arria y  Tamara Sujú.  Desde luego, el apoyo de Almagro y las acciones de calle fueron determinantes. 

  Conversar con un enemigo inescrupuloso  no es un delito. Cierto que a la dictadura le conviene ganar tiempo y bajar la presión internacional, pero a los demócratas también nos conviene  negociar porque con la constituyente, el apoyo de la fuerza armada y del TSJ, Maduro puede tomar las medidas que le dé la gana. En estos momentos solo la presión internacional y una buena negociaci
ón  podrían  limitar su radio de acción.

Julio Borges y Luis Florido  fueron muy claros al sostener que el encuentro  en  República Dominicana fue “solo fue una reunión exploratoria y que no habrá  negociación si no hay garantías de fiel cumplimiento de lo que se acuerde”. La MUD emitió un comunicado en el que plantea “Cronograma de implantación de los acuerdos con garantías y acompañamiento internacional, renovación equilibrada del CNE, cronograma electoral sin inhabilitados, con fechas precisas, incluyendo la elección presidencial, y una calificada observación internacional, liberación de presos políticos, retorno de exiliados, cese de la persecución política, normalización constitucional del país, inmediata atención a la emergencia humanitaria y un referendo aprobatorio de cualquier acuerdo que surgiese de un eventual proceso de negociación”.  

Si se  logra  lo planteado por la MUD sería un éxito extraordinario. Desde luego si llega a realizarse la negociación seguramente habrá que aceptar que Maduro termine su período. ¿Terrible? Sí, pero es lo menos malo que puede ocurrir. Jorge Rodríguez insiste en que la MUD reconozca a la constituyente espuria, pero esperemos que esto se rechace de plano por razones obvias. El no reconocimiento de la misma por numerosos países es nuestro punto fuerte. Si se inicia una negociación, sería deseable incluir algunas caras nuevas. Con razón o sin ella,  Rosales y Timoteo tienen mucho rechazo.   

Nuevamente llamamos a la reflexión a los ciudadanos bien intencionados que  predican que hay que sustituir a la MUD.  No  deben magnificar sus yerros y minimizar sus logros. Las primarias fueron un éxito, a pesar de los lunares  de Aragua, Amazonas y Yaracuy. En todo grupo  hay ovejas negras. ¿Sería pertinente  que en esos Estados haya dos candidatos para el 15 de octubre y quien obtenga menos votos tenga la sanción moral del pueblo por causar la pérdida de la gobernación?  Las regionales no son un escollo para la salida de Maduro, sino un paso más para desplazarlo.

Como (había) en botica: FALLECIÓ el concejal por Guasdualito Carlos Andrés García, quien estaba ilegalmente preso en el Sebin. Primero Justicia denunció que el régimen no permitió la debida atención médica. ***  EN SU BOLETÍN de setiembre, la OPEP informó que la producción de Venezuela cayó a 1.918.000 barriles por día (b/d), es decir  1.349.000 b/d menos que en el 2001 y 241.000 b/d menos que el año pasado. *** EN VARIOS ESTADOS  hay escasez de gasolina y de gas doméstico. Lamentamos el fallecimiento del geólogo Alexis Cabrera, miembro de Gente del  Petróleo y de Unapetrol.

 ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com  19/09/17 Noticiero Digital, Runrunes, Digaloahi digital

lunes, 18 de septiembre de 2017

EGILDO LUJÁN NAVA Lucha de poder entre avispas





“Cuando las avispas pierden la colmena, quedan a merced de los pájaros”
 (Una avispa asustada)



Formato del Futuro…
En el ámbito político,  el sólo anuncio de elecciones es suficiente para que se produzca un sinnúmero de reacciones similares a lo que sucede en un panal de avispas ponzoñosas, cuando un niño travieso lo golpea y provoca una estampida en masa de centenares de esos animales voladores  dispuestos a cobrar la osadía humana de la agresión. De lo que se trata, es de picar. Y si es de hacerlo muchas veces, mejor todavía.

En la africanizada Venezuela, por ejemplo, cuando hace pocos días, atendiendo a la decisión de la ilegítima Asamblea Comunal, el Consejo Nacional Electoral anunció que, finalmente, habría elección de Gobernadores el 15 de octubre, de inmediato, saltaron las avispas. No a cobrarle  a quien hizo el anuncio. Sí a pelearse  nominaciones para alcanzar  la meta de las candidaturas, en respuesta a la carrera que representa la posibilidad de ser Gobernador o Gobernadora. Pero no necesariamente en respuesta a la presentación de las condiciones y ventajas comparativas para disputar el puesto de mando. Porque en este caso, de lo que se trata es de lucir alas, patas y ponzoñas para satisfacción de quienes dirigen los partidos políticos, que equivale a una especie de bendición de la selectividad para poder competir; a quién pican.

Por supuesto, saber picar no necesariamente equivale a una garantía de poder gozar de esa bendición. Porque, de hecho, a las avispas solitarias o independientes que no sean del panal -y que en el caso venezolano es sinónimo de Mesa de la Unidad Democrática-  la posibilidad de competir, incluso en obediencia casi celestial  de lo que significa devotamente democrático, no es posible alcanzar posibilidades competitivas de ninguna naturaleza.

Inclusive, aun formando parte del citado panal, eso no se traduce en la posibilidad de que las avispas comprometidas puedan entrar al terreno de lo posible. No. Y el motivo es que  en el grupo que todo lo ve, califica y hasta pudiera identificar como viable para  la bendición, están de por medio, además,  26 grupos  de avispas trabajadoras con su respectivo grupo de dirigentes en cada uno. Pero al final del proceso selectivo, únicamente podrán competir las de los 5 grupos amigos de una especie de combinación entre “cacicado” y caudillismo, al mejor estilo de un producto de la revolución de las reformas de mediados de la década de los treinta en el Siglo XIX. ¿Y los demás?: buenos para todo; útiles para nada, si es que la nada importa. Porque todo se traduce en trabajar, hacer bulto y, dependiendo de habilidades, obtener -tal vez- un poquito de miel. Mejor dicho, pasar a tapar cualquier hueco burocrático entre tantos que existen en las colmenas.

Si a alguna avispa del panal se le ocurriera exhibir atisbos de rebeldía y atreverse a dar pasos independientes, hasta llegar a competir validando alternativas de posible triunfo, será acusada de divisionista; enemiga de la unidad y hasta tildada de  cucaracha disfrazada de avispa.  Perseverar tercamente entre las alternativas que ofrecen las polarizaciones extremas, además, también pudiera traducirse en lo peor de lo peor: ser triturada por las expresiones organizadas de los grupos dominantes, y que en estos casos funcionan como fuerzas para la alternabilidad destructiva de las expresiones emergentes de la propia sociedad civil.

Al ser escogidas oficialmente las avispas competidoras, se olvidan de lo destruida y arruinada que está la colmena. También  que la avispa Reina y sus preferidas,  ya con 19 años en el poder, están destruyendo la colmena. Y que en lugar de ocuparse todos en trabajar para cambiar a la Reina y a su grupo, e instaurar el orden y reconstrucción de la colmena, su dedicación se circunscribe a un exquisito interés. Interés que no es otro que el de ser electos; llegar a una frágil cima para  ofrecer lo que no tienen, lo que no hay. Sembrar promesas que nunca cumplirán, indistintamente de que el incumplimiento se traduzca en frustraciones colectivas.

Las avispas amigas de la Reina y de su único grupo, no perdieron tiempo y nombraron sus candidatas a la calladita. Lo hicieron a puerta cerrada y sin que nadie chistara para no ser acusadas de traidoras y salta talanqueras. Las avispas opositoras, por su parte,  realizaron una escogencia apoyadas en la propuesta y oferta de un acto democrático. Sin embargo, nadie pudo entender a qué se debió  que sólo las de las 5-G fueran electas candidatas.

Toda una realidad con su carga de rasgos lamentables y patéticos, identificados por el hecho de que la gran mayoría de las avispas de la colmena no les prestó atención a la escogencia en el proceso de las primarias. Al extremo de que, ante el llamado a participar, sólo lo hizo un pequeño grupo de avispas locas. En tan poca cantidad que se convirtió en ejemplo convincente de una situación que, por igual, preocupa a los dos grupos competidores. Porque quedó demostrado que la colmena, en su mayoría, no quiere a las avispas de ninguno de los dos grupos competidores. Asimismo, que lo único que ansía es reconstruir la colmena íntegramente; no prestarse a un casuístico intercambio de avispas con las mismas reglas y vicios. Y, mucho menos, permitir que un batallón de cigarrones gordos y ricos, sometan a la colmena con el uso de armas.

En la colmena, predomina una inobjetable situación: quieren avispas nuevas, sanas, con nuevas ideas, bien formadas y, por sobre todas las cosas, con unas nuevas reglas sobre la manera de gobernar. Reglas justas, democráticas y de obligatorio acatamiento y cumplimiento. De igual manera, que le quiten facultades y atribuciones a las avispas Reinas, para no permitirles que se conviertan en Dictadoras. Y que se estructuren varios grupos de poderes autónomos, capaces de garantizar un verdadero equilibrio en el ejercicio del poder.

Ya las avispas saben que esto únicamente se puede lograr con un proceso Constituyente originario, democrático y apegado a la ley. Es la manera de poder reformar y reestructurar todo desde las bases. Esto se le propuso a las avispas de la  unidad democrática y a las avispas de la Asamblea. Pero es evidente que no entendieron el alcance de la propuesta. 0 que, en su defecto, desestimaron la oportunidad política e histórica de actuar con la vista puesta en el futuro, para facilitarle a la otra parte de la polarización aquello que convirtieron en oportunidad.

Es así como las más audaces del grupo de la Reina avispa,  montan rápidamente una Constituyente chucuta a la brava y sin consultarles a todas las avispas de la colmena. Luego pasan a nombrar amañadamente sólo a las de su grupo como avispas constituyentistas, desvirtúan el proceso, y se lanzan en una jugada atrevida para ganar tiempo y, hasta donde las condiciones se lo permitían,  adueñarse de la colmena en su totalidad.

La colmena, sin embargo, ha terminado siendo aquello en lo que debía convertirse: en un desastre. Porque  las avispas constituyentistas se creen las dueñas del patio. Olvidaron las condiciones como fueron escogidas; el mecanismo de selección; el procedimiento de la llamada elección. Y, por si fuera poco, decidieron autocalificarse suprainstitucional, cuando su única función es la de  sugerir y presentar un plan de reestructuración de la colmena y someterlo a consulta, para que todas las avispas lo aprueben o no. Dedicarse a funcionar como un tribunal de alzada y funcionar como una fuerza  arbitraria para anular  avispas disidentes o supuestamente traidoras, se le convirtió en un recurso efectista de poca vida y que ahora sólo le presenta como un simple Tribunal Disciplinario.

Todo este nuevo desorden en la administración de otra cuota de poder se ha traducido en protestas dentro y fuera del espacio de mando. Además, se ha convertido en un motivo de gran fuerza para identificar responsables y responsabilidades  relacionadas con peleas, avispas muertas y heridas; con las verdaderas razones por las que  más de 2 millones de avispas se han visto obligadas a huir  para otras colmenas.

Y la consecuencia ha sido el fortalecimiento irreversible  de un gran malestar en la región. Al extremo de que  más de 60 colmenas -y entre ellas algunas muy grandes y fuertes que se ha visto afectadas- han difundido quejas, desconocido a las avispas constituyentistas y a su Reina, además de acusarlas  de haber cometido delitos y  violando “derechos avíspicos”. Incluso, de haber movilizado azúcar -y no miel entre los panales- lo cual se ha convertido en causa para que, en nombre de la necesaria restauración del orden, varias colmenas vecinas estén  amenazado hasta con invadir la colmena, al considerar que su comportamiento sí constituye una amenaza para todas ellas.

Ya en la colmena hay un gran grupo de avispas sin ponzoña, organizadas, que viene trabajando seriamente en un proceso Constituyente y en un Proyecto País como único camino legítimo,  Constitucional, democrático y originario. Sus promotores consideran que es la única opción para salvar y reconstruir la colmena. Ellos, durante años,  han revisado y estudiado todas las celdas de la colmena, sus estructuras y todos los procesos de operación necesarios para llevarla al éxito. Y, a partir de la sectorización, lo harán  creando formas de distribuir el poder y las atribuciones de una manera equitativa, para evitar abusos, como para imponer justicia, orden y eficiencia.

Este grupo de avispas denominadas Alianza Nacional Constituyente, y que ya están repartidas por toda la colmena estudiando y organizando la propuesta, únicamente, están esperando que los dos grupos, es decir, el que conforma las emponzoñadas de la Reina, como el de la unidad democrática, y siempre en unión de la mayoría de las avispas de la colmena, generen una respuesta real que se traduzca en efectos positivos.

Dichas avispas argumentan estar cansadas de  peleaderas, de culto al egoísmo, de insultos y de competencias exacerbadas alrededor de ambiciones desmedidas. Pero, además, que si apuestan hoy por un camino racional de entendimientos, es también obedeciendo a la posibilidad verdadera de tener una gran colmena con abundante miel y felicidad.

Que entiendan que no hay diálogo que se traduzca en efectos positivos, si no se  deponen los individualismos que insisten  en sobreponerse por sobre lo obvio: la construcción de una gran colmena que permita vivir en paz y en abundancia. Porque sólo así, únicamente así, y a partir de allí, es como se puede invitar a todas las avispas que se fueron de la colmena, para que regresen a su bello panal,  Venezuela.
                                                                                                           Egildo Luján Nava
                              Coordinador Nacional de Independientes Por el Progreso (IPP)





domingo, 17 de septiembre de 2017

Vente Venezuela emite comunicado sobre diálogo entre gobierno y oposición

 

El movimiento político Vente Venezuela fijó posición en relación  a la nueva apertura al diálogo entre el gobierno y la oposición que se celebró este miércoles en República Dominicana.

A través de un comunicado la organización política, que lidera María Corina Machado considera inaceptable darle tiempo al régimen de Nicolás Maduro hasta 2019, por lo que precisó que un acercamiento de este tipo debe conducir a una transición inmediata.

Para la organización política, un diálogo, para ser efectivo y verdadero  requiere de mediadores confiables. “El ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero es un operador político de Maduro y su presencia en ese rol es inaceptable”, sostiene la tolda turquesa.

La tarde de hoy la delegación del gobierno venezolano, integrada por el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez; y la presidenta de la asamblea nacional constituyente, Delcy Rodríguez, se reunió con los diputados a la Asamblea Nacional Julio Borges, Luis Florido y Timoteo Zambrano para intentar conciliar y resolver los problemas políticos que afectan a Venezuela.

A continuación, el texto íntegro del documento:
El régimen de Maduro de nuevo apela a un nuevo y falso diálogo para desmovilizar y dividir a las fuerzas democráticas venezolanas y para obtener garantías de su permanencia en Miraflores al menos hasta 2019.

En Vente siempre hemos estado de acuerdo con una salida negociada producto de un diálogo real que conduzca a una transición inmediata y ordenada del régimen encabezado por Maduro. Creemos que ésta sería una vía menos costosa para los venezolanos que ya, por años, han entregado vidas, bienes, tranquilidad y bienestarante las arremetidas de la dictadura. El propósito de este diálogo es ofrecer las garantías necesarias para que Maduro deje en paz a los venezolanos.

Sin embargo, siempre nos hemos opuesto y hoy nos oponemos firmemente a una operación política que implique la permanencia devastadora del régimen en el poder. Por ello, resulta injustificable, contraproducente y contrario a lo que todos los partidos opositores hemos dicho hasta el 16 de julio de 2017 el que la MUD participe nuevamente en otra jornada de falso diálogo y que, además, diga en su comunicado del día de ayer, 12 de septiembre, que el cronograma electoral que el régimen debe garantizar incluya todas las elecciones, y “también las presidenciales de 2018, como lo establece la Constitución con observación internacional de primer nivel”.
Tal posición constituye el abandono de lo que ha sido el propósito primordial de las luchas del país a lo largo de estos años, especialmente en los cuatro heroicos meses de rebelión cívica en las cuales toda la sociedad arriesgó y entregó lo mejor de sí misma por una Venezuela libre.

Un diálogo, para ser efectivo, verdadero y confiable para el país democrático, requiere también de mediadores confiables. El ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero es un operador político de Maduro y su presencia en ese rol es inaceptable.

Hacemos un llamado a los partidos cuyos representantes concurren hoy a República Dominicana a una reunión con el gobierno dominicano, país al cual simultáneamente viajan un representante del régimen venezolano y el falso mediador Zapatero, a que rectifiquen la posición expresada en el comunicado de la MUD y retomen el mandato del 16 de julio.
vía el nacional