lunes, 26 de septiembre de 2016

EDUARDO FERNANDEZ Comedia de equivocaciones


El título de este artículo es una traducción libre del de una de las comedias más famosas de Shakespeare: “Comedy of errors”. Aunque a lo que voy a referirme no es precisamente una comedia sino más bien, una tragedia!


El título de este artículo es una traducción libre del de una de las comedias más famosas de Shakespeare: “Comedy of errors”. Aunque a lo que voy a referirme no es precisamente una comedia sino más bien, una tragedia!

En efecto, la política venezolana en las últimas décadas ha sido una secuencia de errores y de equivocaciones.

Fue un error no haber enfrentado con eficacia el problema de la injusta distribución de la riqueza: la pobreza y de la marginalidad.

Fue un error no combatir con determinación el problema de la corrupción.

Fue un error elegir a Carlos Andrés Pérez en 1988.

También fue un error removerlo antes de tiempo.

Fue un error intentar derrocar a Pérez por la vía de golpes de estado militares.

Fue un error aplaudir esos intentos golpistas.

Fue un error concederle medidas de gracia a los golpistas antes de que se hubiera dictado sentencia firme por parte de los jueces competentes.

Fue un error haberle brindado apoyo mediático y financiero a la candidatura del jefe del golpe.

Fue un error elegir al jefe del golpe, presidente de la República.

Fue un error convocar una Asamblea Constituyente que le otorgó poder absoluto.

Ha sido un error el modelo rentista petrolero que ha imperado en los últimos 45 años.

Ha sido un error continuado del gobierno el que nos ha conducido a la catástrofe política, económica, social, cultural y moral de nuestros días.

Ha sido un error la manera de combatir al gobierno que le ha permitido perpetuarse por 17 años.

Ha sido un error del gobierno obstruir la expresión de la voluntad popular en el Referéndum Revocatorio que ellos mismos introdujeron en el texto constitucional.

Ha sido un error de la oposición colocar todos los huevos en una sola canasta, la del Referéndum Revocatorio. Un error grave olvidar las elecciones regionales de gobernadores y legisladores, exigidas por la Constitución y para lo cual no había que recoger firmas.

Ha sido un error sostenido del gobierno y de la oposición olvidar que la prioridad es la gente, los ciudadanos, el pueblo y sus problemas y no la controversia política.

Es un error no dialogar. Tenemos 17 años sin diálogo.

Es un error del Presidente de la República insultar a sus adversarios y es un error de sus adversarios contestar insultos con insultos.

Es un error del gobierno y de la Asamblea Nacional olvidar el mandato contenido en el artículo 136 de la Constitución que ordena a los órganos del poder público “colaborar entre sí en la realización de los fines del estado”.

Lo grave es que quien paga la factura de todos esos errores somos nosotros los venezolanos.

Seguiremos conversando.

Eduardo Fernández
@EFernandezVE

Leer más en:

http://www.ifedec.com/category/articulos/eduardo-fernandez/
http://www.ultimasnoticias.com.ve/seccion/opinion/

INCUBADORA SOCIALISTA PARA LA FORMACIÓN DEL NUEVO VENEZOLANO

De un hombre nuevo habla el marxismo. nuevo es el hombre que propuso El Ché para Cuba y Latinoamérica... Y aquí el obediente chavismo en su patraña llamada Socialismo del Siglo XXI hace honor a la orden del invasor y en cajas de cartón proyecta El Nuevo Venezolano.

DESDE EL PUENTE Oswaldo Álvarez Paz



INCREÍBLE PERO CIERTO
Parece mentira pero hasta hace muy poco tiempo los amigos y relacionados del exterior pensaban que exagerábamos cuando referíamos aspectos claves de la situación venezolana. Ahora pareciera que están mejor informados que nosotros mismos. El reclamo es por lo que consideran extrema pasividad por parte de la oposición política organizada frente a lo que, definitivamente, es una tiranía o una dictadura del siglo XXI.
La comunidad internacional está dando total respaldo a la iniciativa del referendo revocatorio como salida pacífica y constitucionalmente democrática para destituir a Nicolás Maduro, primer paso para el cambio integral de régimen. Está tan convencida como nosotros, de la necesidad de hacerlo este año 2016. Aceptar su realización el año próximo sería, como bien ha dicho María Corina Machado, salir del dictador y consolidar la dictadura. No puede ni debe ser. Resulta inaceptable.
Lo cierto es que estamos en una encrucijada difícil, sumamente peligrosa, al borde de una confrontación final de resultados imprevisibles a corto plazo, pero inevitable si queremos mantenernos fieles a los principios y valores fundamentales de la vida en libertad y democracia. Esto es lo más importante y obligante.
Más allá de los caminos que la Constitución establece para lograr el cambio, la nación venezolana tiene derecho a ejercer su derecho a la legítima defensa contra la tiranía. Su existencia está amenazada y al igual que las personas naturales, tiene la obligación de reaccionar con la intensidad necesaria para desaparecer las amenazas reales que la están condicionando. Basta con repasar, entre otras cosas, las lucidas conclusiones de Santo Tomás de Aquino cuando justifica el “derecho a la rebelión”. En la Venezuela de hoy, está plenamente justificado.
Sin embargo es indispensable lograr la unidad de objetivo. Sin ella será imposible diseñar estrategias exitosas que puedan ser compartidas por todos. Cuando el objetivo está claramente definido y aceptado, nunca habrá errores fatales. De lo contrario, cualquier tontería puede convertirse en una verdadera tragedia. Es necesario clarificar el “qué queremos” para poder acordarnos en el “cómo conseguirlo”. Hay bastantes aproximaciones, pero todavía no parece que exista la unidad de ser y de destino que la hora reclama.
La oposición democrática ha sido leal y consecuente con las exigencias constitucionales y éticas para lograr el revocatorio. El CNE y el TSJ, bajo la dirección abierta del ejecutivo, trabaja en dirección radicalmente contraria. El llamado es a todos los sectores, civiles y militares, más allá de la politiquería circunstancial que pueda existir en cada segmento, a cerrar filas activamente en defensa de la libertad. Todo lo demás tiene solución a corto y mediano plazo.
Lunes, 26 de septiembre de 2016

@osalpaz

HIBRIS Leonardo Silva Beauregard

Hibris

 
Hibris, del Griego Antiguo Hybris, es una palabra con la que los griegos se referían a esos tipos de conductas desmesuradas que violentaban las leyes de los dioses. A esos procederes propios de personalidades egoístas que desprecian totalmente los sentimientos y derechos ajenos. A esas conductas que deshumanizan al prójimo y que lo dañan en aras de los intereses particulares del agente. La Hibris está presente en actos tan dañinos que ningún dios dejará de castigarlos.
Aunque la Hibris no corresponde con el concepto de pecado, sin duda tiene similitudes con este con respecto al castigo divino, y en ese sentido, se relaciona con los Pecados Capitales desde una óptica cristiana.
Puede decirse que la Hibris es una de las características propias de las mentes psicopáticas y delincuentes. El psicópata deshumaniza totalmente a sus víctimas e inmerso en satisfacer sus propios intereses las daña sin culpas ni remordimientos, sin contemplaciones legales ni morales, aun sin admitir conscientemente ese daño.
Cuando escuché el infame chiste de Nicolás Maduro: “La dieta de Maduro te pone duro sin necesidad de Viagra”, no pude evitar pensar en la Hibris de ese bosquejo de hombre. De la misma manera que se me hizo patente la Hibris del Comandante Galáctico cuando sentenció durante la tragedia de Amuay “el show debe continuar” o cuando le cantó a la madre del joven fallecido en la misma tragedia que lo recibía transida de dolor e invadida por el llanto “Ay, ay, ay , ay, canta y no llores”; hoy me espantó la Hibris de Jaqueline Farías cuando celebraba ante las cámaras de VTV (PSUVTV) que los venezolanos ya no pudiéramos comer azúcar.
Si se tratara nada más de azúcar quizá el desalmado y ultrajante chiste sería tolerable. Pero es que la ausencia del azúcar en la dieta venezolana es apenas emblemática de la escasez de muchos productos necesarios en la dieta básica y de los altos precios que hacen incomprables otros que son indispensables para satisfacer un mínimo de los requerimientos nutricionales de la población. Y también lo es de la escasez de medicinas –si no hay ni azúcar, ¿cómo puede haber medicinas?- y otros recursos médicos que está contribuyendo con el genocidio chavista que avanza a pasos de vencedores.
Somos testigos y víctimas de algo inédito que jamás soñamos ver durante la era democrática. Compatriotas macilentos –escuálidos- escarbando en la basura buscando sobras para mitigar el hambre, niños muriendo de inanición, bebés falleciendo por cifras astronómicas como consecuencia de la falta de comida y medicamentos en los hospitales públicos, pérdida de peso general en la población. Nada más que en el hospital Universitario de Barcelona murieron 46 neonatos el mes pasado, cifra muchas veces superior a las de años anteriores. Esta mortandad se repite en todos los hospoitales a lo largo y ancho del país. Según el doctor Rafael Muci Mendoza (citando cifras emanadas del propio Ministerio de Salud), la cifra de mortalidad neonatal se ha multiplicado por 100 en un año.
Burlarse de la tragedia humana que sufre el venezolano gracias a las políticas socialistas malintencionadas y a la corrupción chavista, pone de manifiesto la Hibris que domina al chavismo. Es un exceso, una desmesura que ningún dios perdonará. Además, de que es delito de lesa humanidad que será juzgado por tribunales del hombre, es también un pecado capital que ni Dios ni Alá ni Yahvé perdonarán.
Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe
Publicado por 

Víctimas y victimarios Por Luis Manuel Aguana


No puedo menos que estar de acuerdo con la definición precisa de JJ Rendón del problema venezolano: “En Venezuela hay dos grupos, víctimas y victimarios” (ver entrevista en CNN en español con Fernando del Rincón en http://cnnespanol.cnn.com/video/cnnee-conclusiones-intvw-juan-jose-rendon-asilo-politico-eeuu-venezuela/). JJ Rendón puso el dedo en la llaga opositora al establecer el marco conceptual real de lo que sucede en Venezuela a partir de la decisión del régimen de negar en redondo el Referendo Revocatorio para el 2016.

JJ Rendón puede ser cualquier cosa, pero desconocedor de la realidad política venezolana, definitivamente no es. La manera clara de expresarse propia de los profesionales de su oficio es quirúrgica y certera. Eso suscita odios y choca a la gran mayoría pero resulta un análisis imbatible que todos los venezolanos sabemos que es verdad: la MUD y ninguno de esos diputados ganaron las elecciones el 6D-2015. Las elecciones las perdió el gobierno, y punto. Y se les dio un mandato claro de resolver la salida del gobierno de Maduro y todavía no lo han cumplido.

Eso todavía no lo quiere aceptar ninguno de los partidos de la MUD, así como tampoco han querido aceptar la cruda realidad de que el régimen, aunque se logre la hazaña de recoger ese 20% en las condiciones inconstitucionales del CNE, programará ese supuesto Revocatorio, durante el primer trimestre de 2017. Eso, como dice JJ, “decreta de hecho la muerte de la MUD y la oportunidad de nacimiento de una estructura nueva, incluyente que tenga sindicatos, estudiantes, iglesias, grupos empresariales, gremios, etc., mucho más abierta, donde entendamos que aquí no hay ni partidos ni candidatos, aquí hay dos grupos: víctimas y victimarios. El régimen arriba, las cúpulas, son los victimarios, y todo lo demás incluyendo a los chavistas de a pie son víctimas…” (Subrayado nuestro).

En esa cosmogonía, es obvio que la MUD ya no tendría cabida sino su transformación o evolución, si así lo desean llamar, en la unión sólida del país en una nueva estructura de lucha opositora donde todos los venezolanos de todos los sectores debidamente representados, y que hasta ahora no han tenido vela en ese entierro, tendríamos algo que decir en relación al cómo enfrentar a estos delincuentes. Ese concepto no es nada nuevo. JJ Rendón está explicando ahora con otras palabras lo mismo que nos explicó con las suyas el periodista Oscar Yanes hace un montón de años y que llamó Estado Mayor de Oposición (ver Estado Mayor de Oposición “Oscar Yanes” http://ticsddhh.blogspot.com/2013/10/estado-mayor-de-oposicion-oscar-yanez.html).

A mi juicio lo interesante del planteamiento de JJ Rendón, aparte de definir conceptualmente de una manera brillante como se debe plantear el problema de Venezuela, se centra en que la oposición partidista deponga –al menos mientras se sale del problema- sus intereses a favor del país: “la causa es Venezuela”. Y creo que esa es la parte más difícil de todo este problema. La mezcla de intereses, colaboracionismo, y pretensiones de Poder, distorsionan de una manera determinante salir con bien de este atolladero trágico. Si se lograra esa hazaña de verdadero desprendimiento venezolanista, desde hace mucho que hubiéramos resuelto este asunto y recuperado la democracia.

Es por eso que en la Alianza Nacional Constituyente (http://ancoficial.blogspot.com/) hemos pensado en otro camino constitucional, sin restarle espacio a la oposición oficial, al convencernos que es hasta ahora ingenuo pensar que exista, ni la intención del régimen de “autosuicidarse” yendo a un Referendo Revocatorio con la oposición, ni ese desprendimiento opositor para que se de la premisa básica necesaria para la evolución de la oposición oficial, tal y como lo sugiere JJ Rendón en CNN. Con lo cual, visto así, esa oposición nunca dará con la verdadera solución de este grave problema que tiene características tan complejas que van más allá de la capacidad de la actual clase política venezolana.

De allí que nuestro mensaje no vaya de ninguna manera dirigido a los políticos o sus partidos, sino a la población en su conjunto, a los ciudadanos depositarios del Poder Constituyente Originario de todos los colores. En nuestro mensaje “!Constituyente Originaria Ya!”, (ver en http://ancoficial.blogspot.com/2016/09/mensaje-todos-los-venezolanos.html), creemos interpretar el sentimiento de angustia la mayoría por una solución inmediata a los problemas de los venezolanos. Pero no nos paramos allí. Creemos que debemos pensar primero cual es el país que debemos construir basado en un nuevo Proyecto de País, para ir luego a diseñarlo juntos en una Asamblea Nacional Constituyente. Eso nos convoca, no solamente a salir de un régimen, que es un requisito, sino a construir juntos lo que vendrá después de él.

En este constructo, un Gobierno de Transición debe salir del marco de un acuerdo de los legítimos representantes del pueblo reunidos en una Constituyente, al tiempo de haber garantizado el piso institucional necesario para que este pueda desenvolverse sin problemas. Es por eso que indicamos que un Revocatorio no soluciona los problemas del país, al punto que un supuesto gobierno de la oposición sería altamente inestable para cumplir lo que el grueso de la población requiere, ha exigido y todavía no se ha cumplido.

De existir una nueva estructura opositora del tipo que plantea JJ Rendón, sería mucho más expedito conciliar los esfuerzos de cambio estructural del sistema político que plantea la Alianza Nacional Constituyente a Venezuela, ya que al estar todos los sectores del país genuinamente representados en un solo espacio, el dibujo de la maqueta que estamos proponiéndole al país, el Proyecto País Venezuela, podría establecerse definitivamente, y con él una ruta cooperativa conjunta para la convocatoria del Poder Constituyente de carácter Originario.

En el mensaje de la Alianza Nacional Constituyente al país no se indicó que estemos en desacuerdo con la realización de un Referendo Revocatorio. Lo que dijimos fue que esta vía constitucional fue obstruida y desechada inconstitucionalmente por el régimen y que la oposición no puede ni debe seguir insistiendo, ni esperando más, porque estaría perdiendo y malgastando un tiempo precioso en vidas humanas que mueren cada minuto por hambre y falta de medicinas, para resolver el grave problema que representa esta tiranía en el gobierno.

Estoy completamente seguro que las víctimas de este régimen victimario podemos levantarnos porque somos mayoría y agruparnos sin mezquindades. Pero si en el liderazgo político no hay la grandeza suficiente para entender eso, entonces no merecen conducirlo, y hasta ahora ese ha sido el paradigma. ¿Será igual mañana? Quiero insistir como JJ Rendón, “la causa es Venezuela”. Eso es lo mismo que dice el comunicado de la ANC: Este es el momento de Venezuela y de los venezolanos. Ojalá que en el encuentro de esa causa en este momento único de la vida del país, aparezcan de una vez por todas los Estadistas que lo entiendan, porque a Venezuela se le acabo el tiempo…

Caracas, 25 de Septiembre de 2016


Twitter:@laguana

domingo, 25 de septiembre de 2016

LAS DIABÓLICAS En pocas palabras, RAMÓN PEÑA





Les Diaboliques                                    

Tal es el título de un film de Henri-George Clouzot, una de las mejores obras de suspenso de todas la épocas, realizada en 1955 en tiempos de gloria de la cinematografía francesa. La trama de un asesinato mantiene al espectador en opresiva expectativa hasta que ocurre un desenlace brutal, inesperado, que revela la más fina y perversa elaboración de un cerebro femenino. Para cuidar la corrección, el maestro Clouzot se las arregla para que la diabólica trama sea finalmente descubierta in fraganti por un curioso policía retirado.

No en la ficción, sino en nuestra realidad venezolana de hoy, el régimen gobernante, para estrangular la voluntad de millones de ciudadanos que reclaman su derecho constitucional a romper un asfixiante cerco de miseria, se ha servido, cual Clouzot, de diabólicas mentes femeninas. Con la instrucción de permitir el ejercicio del solicitado derecho, pero al mismo tiempo convertirlo en inalcanzable quimera, cuatro fieles cortesanas se reunieron en aquelarre para cumplir con el mandato solicitado. Con retorcida frialdad –calculadora en mano- elaboraron la puesta en escena con los números, las restricciones y las zancadillas necesarios para armar la trampa. Pero la víctima real de tal fullería, más que la aspiración de cambio político que clama la inmensa mayoría del país, es la esperanza de una sociedad que no quiere ver más bebés en cajas de cartón, ciudadanos escarbando por alimento en las bolsas de basura, ni a sus seres queridos asaltados o muertos en las calles.

Estas criminales señoras, no podrán escapar de la sombra de su delito. Las perseguirá de por vida. Ellas, como otra también famosa fémina urdidora, Lady Macbeth, verán mañana en sus manos manchas que no conseguirán lavar jamás.